sábado, 12 de septiembre de 2015

Cheesecake al cuadrado

Hola.

Me fui de nuevo.

Ya ni si quiera me excusaré. Hagamos mejor como que este blog funciona así: con posts cada dos meses y medio.  La razón de eso es sencillamente que yo funciono así: a intervalos esporádicos de decencia.

Pues bien. Yo sé que quizás ya he perdido toda mi credibilidad, si es que en algún momento la tuve. Pero para paliar ese efecto tengo una receta bacán. De las más bacanes de este blog, posiblemente.

Amigos, amigas, chilenos, chilenas: preparaos para Cuadrados de Cheesecake. Son una maravilla.




domingo, 5 de julio de 2015

Cupcakes de Campeones

Hola. Volví.

Me fui en algún momento porque tuve un hijo.
Mi hijo nació mitad humano, mitad lagarto. Y lo regalé a las monjas schoenstattianas.
(Aborto libre, gratis y seguro para todas).
Solucionado ese conflicto, he vuelto.

No daré más excusas que las recién entregadas.

Procedo con lo que nos convoca. Comida. Azúcar. Mantequilla.


Pues bien, la receta de hoy es en conmemoración del magnánimo triunfo de Chile en la Copa América. Yo no cacho nada de fútbol, para ser sincera, pero era imposible abstraerse de la victoria de ayer. Así es que empapada de la alegría del pueblo, decidí hacer estos cupcakes en honor a Chile y su selección.

Sí, en mi casa leemos El Mercurio porque somos presas del duopolio comunicacional de diarios en Chile. 

martes, 24 de marzo de 2015

Una vez más, Crumble Cake de Arándanos

Siendo 24 de Marzo, y habiendo el Verano llegado oficialmente a su ocaso, estoy sufriendo. No puedo aceptar el término de la temporada.

Cuando llegó Marzo, yo no quería que llegara, por lo que empecé a jugar con mi mente, y a forzarme a pensar que aún no llegaba. Y como justamente me dieron una semana de vacaciones a principio de Marzo, todo se hizo muy real y genuinamente empecé a pensar que Marzo aún no llegaba. Y luego cuando volví de las vacaciones, no lo pude asimilar. Y empecé a consumir heroína todos los días. Les escribo desde una clínica de rehabilitación, de hecho.

No, en verdad no. Pero sí me seguí engañando a mí misma. Y falté toda la primera semana a la U, seguí levantándome tarde, seguí gastando mucha plata (ah, sí, en las vacaciones también me auto convencí de que era legítimo darme todos los gustos posibles, muy a costa de mi sueldo de estudiante), seguí alargando las noches, y tomando pociones recreacionales hasta la madrugada en la mitad de la semana. También me compré un viaje al Caribe en un arranque de locura.

Como parte de mi maquinación mental, he seguido cocinando puras cosas veraniegas. Todo lo que es berries, mango, durazno, maracuyá. Me niego a comprar una manzana hasta Julio. Ni hablar de peras.  Justamente, así es como llegué a la receta de hoy: Crumble Cake de arándanos. Apenas vi los arándanos en el súper saqué tres cajas, y las metí en mi carrito,  junto a todo resabio de estabilidad mental.



sábado, 14 de marzo de 2015

Empanadas hojaldradas de durazno (alerta de masa excepcional!)

Esta es la última receta de duraznos de la temporada. Lo juro. Es que los amo caleta; no puedo evitar sentirme instada a cocinarlos cuando quiero que los veo sentados, curvilíneos y sonrosados, en un puesto de fruta (sí, hasta algún punto me erotiza la fruta de temporada, y qué tanto?!).

La receta de aujourd’hui: Empanadas hojaldradas de durazno.



El nombre suena raro, lo sé. Pero es que la receta es gringa (para variar en este blog), y traducir los nombres de las confecciones al español es para mí un dilema ético moral de proporciones magnánimas. A vers… en inglés, esta receta lleva el nombre de “Peach Hand Pies”. Se llaman así porque es esencialmente un pie de durazno, pero en formato individual, como para llevárselo en la mano. La cosa es que traducido al español se llamarían “Pies de Mano de durazno”, y suena medio siútico. Entonces opté por llamarlo Empanadas Hojaldradas de Durazno, que tampoco es un nombre ideal, pero bueno… no juzgue el libro por la portada, dice el dicho.

Y oh, las deidades, no vayan a juzgar esta receta por su nombre, pues, contrario a lo que evoca su nombre, es una maravilla. O sea, todo lo que tiene durazno para mí es una maravilla, pero, esta receta en particular tiene otro elemento sublime: la masa.



jueves, 5 de marzo de 2015

RLCCh Febrero: INVITAR SIN COMPLICACIONES, de Martita Serani.

El mes pasado instauré una nueva sección en el blog llamada Revisión de Libros de Cocina Chilenos (RLCCh), en la que revisaré mensualmente un libro de cocina escrito por algún chileno, con la esperanza de que pueda servir de orientación para alguien que esté buscando comprar un libro de este tipo.



Pues bien, en Enero revisé el libro de Carpentier, "Cocina de Barrio". El libro de Febrero es "Invitar sin Complicaciones" de Martita Serani

(Ya sé que estamos en Marzo ya, pero me atrasé porque estaba salvando al mundo)



miércoles, 25 de febrero de 2015

Cobbler de Duraznos

Prosigo con las recetas con duraznos, pues los duraznos son una de mis frutas preferidas en la vida. Junto con el maracuyá. Y con las frambuesas. Y con el chocolate.


La receta de hoy es un Cobbler de Durazno.



lunes, 16 de febrero de 2015

Durazno Melba, el mejor postre de la temporada

La receta de hoy es un postre que es poesía, amigos míos, ¡POESÍA!

Es una oda al Verano y a su esplendorosa fruta.

Es loa, verso y alabanza estival.

Aaaaah, con suma dicha les presento al sublime:
Durazno Melba.


miércoles, 11 de febrero de 2015

Torta 3 leches de maracuyá.

A través de mi vida he aprendido muchas cosas, todas las cuales se pueden sintetizar en dos grandes principios que iluminan mi actuar cotidiano: 1. No matarás ni volverás a tomar terremotos, y 2. Cualquier cosa se vuelve automáticamente mejor con maracuyá.

Del primer axioma no hablaré, pues es una conversación que se puede volver demasiado gráfica demasiado pronto; pero sí me referiré a la segunda máxima: el maracuyá mejora todo lo habido y por haber. Lo que es malo, lo hace bueno. Y lo que es bueno, lo hace muy bueno.

Caso en cuestión: la torta de tres leches.


domingo, 8 de febrero de 2015

Repudio a la Caja Fuud (de Enero)

Han escuchado de la caja Fuud? Ha salido en hartas revistas y en secciones de cocina de diarios y demases.
Bueno, yo la pedí, y he aquí mi experiencia:

Partiré por decir que la pedí por mera curiosidad gastronómica personal. Nunca tuve la intención de escribir acerca de ella por acá, pero mi decepción ha sido tanta que considero cívicamente correcto hacer una advertencia pública.

Segunda aclaración pertinente: sólo he pedido la caja de Enero. Quizás sólo ésta fue la mala, y quizás las otras sean magníficas, pero al menos en mi experiencia como consumidora, jamás jamás la volvería a pedir.



domingo, 1 de febrero de 2015

Final de MasterChef

En el post pasado hice una revisión del libro de Carpentier. Recientes hechos de la TV nacional me han hecho pensar que he sido demasiado dadivosa en mis palabras, y quisiera en este post rectificarlas:

Te odio Chris Carpentier.

Además:

Te odio Yann y Ennio. 

Y muy especialmente:

TE ODIO NAKASONE.

Esta final de MasterChef es una embestida al talento, a la pasión por la cocina. Cocinar no es una actividad meramente académica, Jesucristo.

Me encuentro devastada.

LARGA VIDA IGNACIO. LARGA VIDA.




viernes, 30 de enero de 2015

Revisión de Libros de Cocina Chilenos (RLCCh) Enero: EL BARRIO, de CHRIS CARPENTIER.

Estoy muy emocionada pues he decidido inaugurar una nueva sección del blog, llamada: Revisión de Libros de Cocina Chilenos (en adelante “RLCCh” – me encanta la institucionalidad de las siglas, lo siento). En esta sección, como podrán presumir, revisaré y escribiré mis comentarios acerca de libros de cocina chilenos.

Y tú, ¿a quién le has ganado para venir a dártelas de crítica?” – se preguntaran ustedes. A nadie, es cierto. Soy una simple estudiante que disfruta de cocinar en sus tiempos libres. Sin embargo, y justamente por mi gusto de cocinar, he adquirido muchos libros de cocina a lo largo de mi vida. Sobre todo de pastelería, aunque también algunos de cocina salada. Pero lo fundamental es que tengo muchos muchos. Miren, miren:



jueves, 29 de enero de 2015

Un génoise: cómo hacerlo.


Como había anticipado en este post, compartiré la receta de génoise, y no sólo la receta, de hecho, sino que un tutorial muy explicativo de cómo hacerlo. La razón de esta clase magistral es que el génoise es una receta básica, que servirá para muchísimas otras, y que es necesario saber hacer.



miércoles, 28 de enero de 2015

Trifle de Verano laburando.

Es verano. Y quizás están leyendo esto desde el litoral chileno, comiendo machas a la parmesana mientras toman una cerveza helada. O quizás están en el Caribe, bailando cachete con cachete y pechito con pechito, mientras toman cerveza helada. O quizás están en el sudeste asiático, arriba de un elefante, comiendo pad thai y tomando una cerveza helada. O quizás están en Europa, disfrutando de todo lo que es el primer mundo, tomando una cerveza helada.

Qué bueno por uds., amigos todos. 

Lo que es mi trinchera, sepan ustedes que acá no hay dicha ni cerveza helada. Y digo esto para introducir el disclaimer de que escribo estás líneas desde la amargura propia de estar encerrada en Santiago durante el verano, trabajando para juntar unos morlacos.

Es el primer verano que paso trabajando. Y la vida es dura como obrera leguleya. Pero soy adicta al dinero. Y a los taxis (esa en verdad la más jevy adicción de mi vida: andar en taxi - junto a los puchos). Es mi cruz y mi maldición.

Pero bueno. En un intento desesperado por hacer este verano más ameno, he profitado de las frutas de temporada. La feria y los puestecitos de fruta y verdura están gloriosos.

Así nace la receta de hoy: Trifle de Verano.